¿Cómo se hace el Pimentón de La Vera?

Seguro que en muchas ocasiones te has preguntado cómo se hace el pimentón de La Vera. Esta pregunta es muy recurrente entre nuestros clientes. Sobre todo, lo es entre los más inexpertos que quieren saber ya no cómo se elabora únicamente, sino cuál es su diferencia con el resto de pimentones.

El pimentón de La Vera es, sin duda, una de las grandes joyas de la gastronomía española. Esto lo convierte en un producto con una demanda elevada ya no solo en el plano nacional, sino también internacional. Esta especia proporciona un sabor y un aroma único a nuestras recetas, caracterizado fundamentalmente por unos toques ahumados que hacen las delicias de los comensales.

Los pimientos seleccionados cuidadosamente y un proceso de elaboración genuino hacen de este condimento uno de los más especiales en la cocina. Por eso, a continuación te contamos cómo se hace el pimentón de La Vera.

¿Cómo se prepara el pimentón de La Vera?

El proceso de elaboración del pimentón de La Vera se realiza de forma tradicional. Basado en procesos artesanales, los pimientos que darán lugar al pimentón de La Vera son seleccionados con mucho cuidado. Esto es fundamental para después conseguir una especia de unas características únicas como es este producto.

En primer lugar, para hacer pimentón de La Vera, se eligen los pimientos con mucho mimo y cuidado, eligiendo los que mayor calidad presenten. Es imprescindible que estos pimientos sean de la región de La Vera, ya que son ejemplares únicos y que poseen unas características genuinas que los hacen distinguirse respecto de cualquier otros.

Una vez se han seleccionado los pimientos de la Vera hay que secarlos para conseguir deshidratarlos. Para ello, los pimientos son sometidos a unos procesos de secado que suelen ser bastante dilatados en el tiempo, pero estos permitirán que el pimentón adquiera ese tono ahumado tan característico. Los pimientos se llevan a las zonas de secado que están separados por dos niveles, en los separa una malla fina, normalmente, de mimbres. Esto permite que, de un nivel a otro, pueda pasar el calor sin problema.

En el nivel superior, se ponen los pimientos para que, con el efecto de las combustiones de madera de robles y encima del nivel inferior, vayan desecándose. Esto es fundamental en el proceso de cómo hacer el pimentón de La Vera, ya que es cuando adquiere ese aroma y ese sabor ahumado. Conforme va pasando el tiempo, es importante ir girando los pimientos para que se consigan secar por todos los lados. Cuando han pasado dos semanas, y se tiene el pimiento seco, se le retiran los rabos y las pepitas. Así, se consigue tener los pimientos listos para convertirlos en pimentón.

Con los pimientos ya deshidratados y limpios comienza el proceso de molerlos en molinos de piedra. Cuando esto ha terminado, se consigue un polvo de color rojizo y homogéneo que es lo que conocemos como Pimentón de La Vera.

Es tan artesanal y laborioso el cómo se hace el pimentón de La Vera que su producción y comercialización está protegida por la Denominación de Origen. Esto sirve para garantizar que se trata un producto genuino y de excelente calidad. Cabe recordar que hay pimentón de La Vera dulce, picante y agridulce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?