Flor de azafrán

La flor de azafrán es la parte de la especie vegetal Crocus Savitus que contiene los estigmas que se utilizan en la cocina para proporcionar color y aroma a los platos. Se trata de una planta que podemos encontrar tanto de forma silvestre como cultivada, aunque la silvestre no es para nada recomendado su uso ni su recolecta. Su proceso de recolección es tan sumamente complicado que hace que la especia que da lugar, el azafrán, tenga un precio muy elevado.

Sin duda, la forma de azafrán es una de las más llamativas que nos podemos encontrar en los bosques, cuando ésta es silvestre. Por su color tan vivo, suele sobresalir sobre el resto de plantas y, por eso, llamar tanto la atención.

Estas flores aparecen en otoño, fruto del bulbo que se suele plantar a mediados de verano. La flor crece hasta unos 15 centímetros y requiere de un clima soleado y un terreno arenoso y bien drenado. Crece fundamentalmente en España, Grecia, Francia, Turquía, Irán y Marruecos, siendo estos los principales productores. El mejor azafrán proviene de La Mancha, en España.

A continuación te contamos más detalles sobre la flor de azafrán.

Propiedades de la flor de azafrán

La flor del azafrán destaca, en primer lugar, por ser un color azul violeta muy llamativo. Estas flores aparecen en forma de azucena, generalmente en otoño. La flor, como tal, no dispone de las las propiedades con las que cuentan los estigmas que contiene. Por lo tanto, podríamos decir que la flor de azafrán no cuenta casi con propiedades.

Los grandes beneficios de esta planta se concentran en el pistilo y en los estigmas rojos que se utilizan como especia una vez estos se han extraído y se han secado. Hablamos, en este caso del azafrán en hebras. Esta parte de la flor cuenta con propiedades digestivas, tonificantes, carminativas y antiespasmódicas.

Usos de la flor de azafrán

Los usos de la flor de azafrán son más decorativos que culinarios o de cualquier otro tipo posible. De la flor la parte más utilizable es su pistilo y los estigmas que aparecen del mismo, de color rojo brillante. Como ya sabemos, esa parte se utiliza como un auténtico oro rojo por sus propiedades colorantes.

Sin embargo, lo que es la flor no se utiliza con fines culinarios, ya que no proporciona ningún tipo de beneficio ni característica especial a las recetas. Sí que es cierto que se utiliza, en alguna ocasión, como remate en algún plato por motivos estéticos, ya que se trata de flores muy atractivas a la vista.

¿Cómo se recolecta?

La flor de azafrán se recolecta para, posteriormente, retirarle los estigmas que se utilizarán como especia en las recetas. El hecho de coger sus estigmas se ha de hacer de forma manual, lo que complica mucho la obtención de este producto, repercutiendo en su precio final.

La recolección suele realizarse en otoño. Una vez los pétalos se han abierto hasta mostrar esos estigmas de un color rojo puro, las flores se han de recoger una a una a mano. Cuando éstas se han recogido, se le retiran una a una las hebras y se ponen a secar.

¿Es comestible la flor del azafrán?

Las flores del azafrán no son comestibles. Lo único que es comestible de esta planta es su pistilo y las hebras que nacen del mismo. El resto de partes de esta flor no deben consumirse.

Como comentábamos en puntos anteriores, la flor de azafrán es utiliza meramente con fines estéticos, para hacer más bonitos los platos, pero no deben utilizarse para consumirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?